Déjame, oh déjame bañar mi alma en colores; Déjame tragar la puesta de sol y beber el arco iris
― Kahlil Gibran

alt

El Tono

alt

El Interior

alt

El Map

Hace unas semanas, encontré una maravillosa blogger, Candace Rose Rardon, y me impresionó, no solo por ser amadora de yurtas, sino porque también vive en una, es escritora y una buena artista.

Sus cuadros que representan la historia de la yurta son geniales. Contacté con ella para preguntar si podía compartir algunos de sus cuadros y el enlace de la entrada de su blog para que aquellos que quieran echarle un vistazo puedan leerlo.

El tema circular de la yurta, una especie de arquetipo fundamental de la vida nomádica the las estepas de Asia; y es tan bellamente reflejada en la cumbre de la yurta, su corona.

En la cultura mongola, todas las partes de la yurta son reemplazables menos la corona; que es pasada de generación en generación. Es el símbolo del hogar y del lugar o centro de su universo “ambulante”.

Nosotros estamos de acuerdo con su cultura, y por lo tanto, no hacemos coronas de plexiglás. Fabricamos a mano, coronas de roble sólidas con ocho rayos. Estas coronas son para pasar a las siguientes generaciones como lo hacen los mongoles.

Nos encanta el aspecto que tiene la madera aceitada y la sensación que nos da el roble casi indestructible. Pero también nos piden que las decoremos y lo hacemos con la misma pasión y la atención que empleamos en todas y cada una de las partes de nuestro oficio.

Aquí le mostramos una recién hecha con uno de nuestros diseños personalizados.


Socialize with us!